“LOS FORAMONTANOS”

 

Básicamente podemos definir a los foramontanos como a los primeros repobladores cristianos que se aventuraron desde la protección de sus asentamientos al norte de la Cordillera Cantábrica, para ir tomando poco a poco posesión del entonces desierto territorio del norte de la Meseta. La Cordillera permitió a muchos cristianos guarecerse a lo largo de varias generaciones, del asedio e invasión musulmanes. Allí, entre cántabros, váscones o astures, se “amontonó” una gran cantidad de población y de bienes culturales, así como de reliquias cristianas, huidos de la conquista árabe. Las constantes escaramuzas entre ambos bandos y la dureza de la vida en la Meseta, convirtió al norte de la misma en una zona desierta de población, una tierra de nadie en la que las patrullas “moras” de vez en cuando se adentraban en los veranos, mientras que los cristianos tanteaban su re-colonización desde el norte. Cuando esta tendencia migratoria se fue reestableciendo y consolidando (aprovechando sin duda la propia tensión política y militar interna en el seno de la población musulmana en la Península), a sus protagonistas se les nombró como Foramontanos (que se aventuran o se van más allá, fuera, de las montañas).

 

Varias son las rutas por ellos utilizadas, todas ellas de norte a sur, todas ellas atravesando la Cordillera Cantábrica por alguno de sus numerosos puertos de montaña. Quizás la más representativa sea la que nosotros proponemos, la que accedía a Castilla a través del Puerto de Palombera proveniente del Valle del Saja, de Cabuérniga y de Mazcuerras (a la cual algunos escritores adjudican o se sienten ilusionados de identificar con la mítica Malacoria que aparece en antiguos textos castellanos). Esta ruta además nos facilitará pasar por Brañosera que es el ayuntamiento más antiguo de España, al menos es que conserva el documento escrito más antiguo, que como tal lo identifica.

 

Nuestra ruta se plantea en sentido opuesto, es decir de sur a norte, por varias razones:

1ª Es mucho más asequible para ser realizada en bicicleta, ya que salvar la Cordillera partiendo de la altura de la Meseta y llegando hacia el mar, supone poco desnivel de subida y mucho más de bajada.

2ª Se trata de un homenaje, o una experiencia de recuperación histórica, de aquella aventura humana que partiendo de Cantabria supuso un gran impacto en la historia de nuestro país. Hoy nos “toca” rehacer el camino, volver y reflexionar sobre aquellos hechos históricos, conociendo los parajes y experimentando el viaje lento y esforzado.

3ª Para ser prácticos. Es más sencillo organizar el viaje y probablemente más agradable y reconfortante plantearlo como un regreso progresivo.

 

No son el momento ni el lugar, estas páginas informativas, para profundizar en un tema tan interesante y denso, el viaje debería aportar mucho más y en su caso, tras el regreso, la información merecerá la pena de ser ampliada. Por ahora, para los inquietos, para los descubridores del saber, para los ambiciosos de la historia y de la cultura os facilitamos dónde buscar más y de dónde exprimir más entretenimiento:

 

Enlaces web

GARCÍA PÉREZ, F.: “Los Foramontanos”

Cuadernos de Campoo, nº 10, diciembre, 1997.

Artículo histórico bastante elaborado y documentado que aborda y trata con solvencia todo el tema de fondo aquí propuesto.

http://www.cantabriajoven.com/historia/repoblacion.html

Página web sobre la historia de las repoblaciones cristianas, con varios enlaces a los acontecimientos anteriores y posteriores. Sencilla y con fotos y mapas.

Libros

BUSTAMANTE NORIEGA, JMª.: “Ruta de los Foramontanos. Aventura de los hombres libres”.

Estvdio. Santander, 1981.

Libro de historia, breve y ameno que describe con detalle y con un particular estilo literario elegante y anticuado, los pormenores de todo el asunto, incluidos varios guiños a lo podríamos calificar como de estrategia socio-política a largo y medio plazo (algo verdaderamente importante hoy en día a la hora de analizar las motivaciones actuales de los gobiernos, y que no siempre se tiene en cuenta).

SERNA de la, V.: “Nuevo viaje de España. La ruta de los foramontanos”.

Maeva. Madrid, 1998.

Crónica literaria de viajes por el norte de España en los años 50. La historia de los foramontanos, se emplea aquí como excusa inicial para recorrer el norte de Castilla, Asturias y Cantabria, mezclando las impresiones particulares del autor, con datos históricos y otras  andanzas. Mejor para los adultos nostálgicos que para nuestro alumnado.

SANZ, J.: “El Valle de Cabuérniga y Los Foramontanos”.

Everest. León, 1983.

Viejo libro de turismo ilustrado con muchas fotografías en color, que propone un recorrido de turismo rodado (en automóvil) pausado y destacando los detalles de las poblaciones que  se suceden a lo largo del río Saja, desde Casar de Periedo haste el puerto de Palombera.

Pura literatura de entretenimiento (aunque con ciertas vinculaciones a nuestra propuesta):

GALLEGO, L.: “Finis Mundi”.

16ª edición. SM. Madrid, 2006.

Novela histórica juvenil, superventas. Recrea un viaje nómada cargado de aventuras, en el que tres jóvenes recorren una buena parte de Europa en plena Edad Media. Ideal para compaginar con muchos de los parajes que serán recorridos. Es de los libros que ayudan a los más jóvenes a aficionarse a leer.

MATUTE, AMª.: “Olvidado Rey Gudú”.

Espasa Narrativa. Madrid, 1996.

Un buen “tocho”, para los ya aficionados a leer y leer. Con algunos toques fantásticos y ubicada en algo parecido a la Edad Media y en territorio imaginario, las guerras, las sucesiones, las conquistas, los espacios desconocidos y aún sin colonizar, se suceden en esta aventura. Una especie de Señor de los Anillos español, con menos fantasía y algo más de la crudeza de los tiempos medievales. Si os gustan estos temas, ¡a por él! (865 páginas).

POMBO, A.: “La cuadratura del círculo”.

Anagrama. Barcelona, 1999.

Ni es nuestro escritor favorito, ni ésta su novela más recomendable (a nuestro modesto e inexperto parecer), sin embargo, la ubicación temporal de la misma, el cambio de ambientes medievales e históricos  que propone, la crudeza y la rudeza descritas, y la constante búsqueda que el protagonista de la novela realizan, nos parecen una propuesta literaria interesante para ser compaginada con este viaje. En cualquier caso, la recomendación va dirigida a los padres de los alumnos que viajen, y no a los propios alumnos. Es por si también las familias se quieren ambientar.

 

Volver a Los Foramontanos